El no sentido del arte…

A pesar de los pocos lectores asiduos al blog y de mi evidente falta de constancia, aquí seguimos intentando expresar las pequeñas ideas ucrónicas, utópicas y melancólicas, esta vez con una reflexión que lleva días inquietándome y como de costumbre ya tengo la frase final y sólo me falta llegar a ella.

Hace ya algunos años me di cuenta de que mi cerebro operaba y seleccionaba la música que era de su agrado mediante un logaritmo bastante curioso: El entendimiento. A pesar de que escuchaba y escucho prácticamente todo tipo de música, mi inconsciente prefería la música con un contenido lírico relevante; el pop no me satisfacía en nada, pero tampoco escuchaba metal por considerar que no se entendía absolutamente nada de lo que querían decir. Aí fue como me encariñe con grupos como Mägo de Oz (que mantengo hasta la fecha entre mis favoritos) por considerar que sus letras eran poderosas, poseían un mensaje fuerte y además la música era excelente (todo esto en mi humilde opinión).

Por otro lado las artes plásticas nunca habían sido de mi agrado, no porque no las apreciara, simplemente no comprendía lo que querían expresar (además de ser pésimo para este tipo de expresión artística) entonces me quedaba con la típica y frustrante elección de lo bonito y lo bello ¡Ingenuo yo, mea culpa and stuff…

Con el tiempo, gracias a aquellos caminos de la vida de los que canta Vicentico, he ido descubriendo otro tipo de música, otro tipo de arte y lo más importante: Una manera diferente de interpretarlas.

Así pues he más mal que bien, que muchas veces no es importante lo que se quiere decir, a veces el arte puede fungir como un medio de expresión para el artista, y aunque muchas veces su contenido será altamente social o con una clara intención, con frecuencia nos encontraremos ante piezas que no están destinadas a ser comprendidas, son ideas y sentimientos sumamente abstractos o pensamientos generales, no existe una regla. Una pieza de arte puede ser mas no es necesario que sea, el resultado de una reflexión personal o general, a veces es tan sólo parte de la búsqueda, es simplemente un paso más en la mente del artista que trata de comprender el mundo que ve, en ocasiones el arte busca al artista y no al revés… pure inspiration.

Entonces, como público, solemos caer en áridos debates sobre lo que el artista quiso expresar con tal o cual obra ¿Por qué no pensar que él solo nos quiso guiar hacia nuestra propia reflexión? Poner algunos ingredientes en nuestra vida para que cada quien los acomode como quiera. Y a pesar de que no exista una regla sólida o definida para juzgar la producción artística, ya que cada pieza puede ser la excepción a la regla, no debemos caer en el afán de entender, sino de sentir y de interpretar nosotros mismos, podemos equivocarnos y errar completamente al tratar de adivinar la intención del artista (si la hubiera) pero a veces es preferible seguir lo que uno siente y piensa, lo que le provocan a través de cierto objeto, o pintura o performance o lo que sea; en lugar de estar buscando cuadraturas inexistentes a circunferencias ciertamente poco definidas.

Claro, la información y una mente abierta pueden ayudar a aproximarse más al sentido de una obra, pero tal vez, solamente tal vez, en ocasiones sea preferible disfrutar ese NO sentido del arte, esa carencia de reglas interpretativas rígidas, esa capacidad de doblar y destruir la realidad a nuestra voluntad ¡Y que cada quien interprete lo que quiera!

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Vagamente artístico, Vagamente filosófico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s